Vamos a sancionar a los adolescentes que cometan un delito, pero a través de medidas educativas: Sipinna

Escrito por

Los Mochis, Sin.- De visita en Sinaloa, en entrevista para Guardianes de la Radio, el Maestro en Ciencias Francisco Castellanos García destacó que el modelo del Sistema Nacional de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes  (Sipinna) permite sancionar a los adolescentes y responsabilizarlos de los delitos que cometan, pero la respuesta que el estado mexicano va a dar para ellos es a través de medidas educativas.

“Este modelo nos invita a no criminalizar a los adolescentes, no castigarlos sin tomar en cuenta el contexto, su desarrollo, su historia de vida; y sabiendo que todavía están en la última etapa de su desarrollo, proponer alternativas para una reinserción social”.

“…la ley apunta a que los adolescentes puedan regresar a retomar sus estudios y su vida familiar”, indicó.

El director de coordinación Interinstitucional de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes  agregó que antes de recurrir a los métodos de sanción, prisiones, etc., hay que hacer una evaluación y buscar que las causas que llevan a los jóvenes a cometer estos delitos vayan disminuyendo para  lograr formar ciudadanos responsables.

“Es a través de las medidas socioeducativas que los sistemas de justicia tendrán que ir dando un seguimiento para todos estos chicos. Hay que entender que un adolescente aún no termina su desarrollo, y en ese sentido tenemos una oportunidad de poner todo lo que está en las instituciones del estado para ayudar a que tengan una vida socialmente plena”, enfatizó.

Castellanos García explicó que esta ley precisamente termina con un modelo tutelar que es un enfoque en donde el Gobierno se hace cargo de las acciones de los adolescentes y utiliza principalmente como recurso la institucionalización.

“De ahí que se haya generado todo esto que todavía que aún persiste en la imaginación social como las correccionales o los tutelares, centros de tratamiento que deben modificar sus programas para que haya una intervención integral; pero también el modelo actual está privilegiando las medidas alternativas a la cárcel”.

“…Vamos a hacer todo para que el adolescente que cometió un delito en su comunidad, aprenda a vivir respetando las normas, conviviendo con la gente sin ponerse en peligro, y sin poner en peligro a la sociedad”, precisó.

Subrayó que no se ha eliminado totalmente la medida de prisión para los adolescentes, pero se ha regulado de una manera que solamente podrán estar internos los que tengan entre 14 y 16 años con un máximo de tres años; y los de entre 16 y 18 años no cumplidos hasta un máximo de cinco años.

“Las autoridades administrativas encargadas de estos centros tendrán que buscar todos los medios para la integración social y familiar de estos chicos”.

“…no podemos tratar a los adolescentes como adultos; se les tratará precisamente como personas en formación”, enfatizó.

Añadió que tanto los tiempos como las medidas de sanción, sociales y de prevención tienen que ser acordes a la situación de los adolescentes.

“Algunos expertos señalan que ser joven, varón, es un factor de riesgo porque es ahí en donde se presenta el mayor número de homicidios, suicidios y situaciones de desventaja social como el desempleo”.

“…en realidad tenemos un ambiente social adverso para los adolescentes, y si no hacemos algo para contrarrestarlo y para que las instituciones prevengan estas situaciones de riesgo, entonces el Sistema de Justicia se va a incrementar”.

“…vamos a encontrar más jóvenes cometiendo delitos y tendremos sola una respuesta represiva sin dar oportunidad a los jóvenes de que puedan tomar otro camino en su vida”, lamentó.

Francisco Castellanos dijo que son varias las razones por las que esta nueva ley lo que está buscando es que también suba toda la acción del estado en programas de prevención, y ahí se suma la escuela, instituciones de salud pública, programas de capacitación para el empleo, etc, que son los mecanismos con los cuales van a poder integrar a los jóvenes a la vida social.

“Un sistema de responsabilidad penal juvenil significa que el responsable de la conducta realizada es el propio adolescente. Se puede evaluar y se toma en cuenta la situación familiar, pero no es la familia la que recibe una sanción”, finalizó.

 

 

Tacos Los Jarochos
DIF SINALOA 300X250
Escrito por en 7 febrero, 2019. Archivado en Altavoz a la Hora,Estatal,Portada. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*