Hay que poner en alto el uniforme…

Escrito por

Los Mochis, Sin.- Día con día pasan cosas que no son agradables y que preferiríamos no tener que pasar por ellas y tratamos de evitarlas a toda costa, aunque a veces desafortunadamente nos toca vivir alguna situación desagradable o de peligro que nos recuerda que siempre es necesario que alguien haga el trabajo difícil, que alguien nos ayude, nos defienda y nos brinde la seguridad que necesitamos para poder salir todos los días sin miedo y saber que con sólo llamar ahí estarán para apoyarnos, estas personas son los policías, buenos para unos, malos para otros; héroes sin capa que a pesar de no ganar lo suficiente por arriesgar la vida, ahí están cuando se les requiere.

En esta ocasión platiqué con un agente de la Policía Municipal que por seguridad llamaremos Juan, y me comentó que decidió entrar a las filas de la Municipal cuando era un joven, ya que por aquel tiempo necesitaba un trabajo y no encontraba, por lo que cuando se enteró que había lugar en la corporación no la pensó, y desde esa fecha hasta hoy han pasado 22 años de los cuales dice se siente orgulloso y le ha tomado un gran amor a la camiseta.

Juan expresó que no cualquiera puede pertenecer a la Policía Municipal porque para poder hacerlo se necesita tener un gran corazón y valor; y no habla sólo del valor para enfrentar a la delincuencia, sino el de dejar a la familia, ya que en ocasiones les toca trabajar por días seguidos sin descanso. «Para ser agente de la policía se necesita vocación, con la cual se nace», precisó.

Añadió que hoy en día ser policía es muy diferente a los tiempos en los que él comenzó con esta ocupación.

«En aquel tiempo no había tanto peligro, se detenían personas por robo de artículos en las tiendas; y en este tiempo no se sabe dónde pueda brotar el peligro, por lo que tenemos que andar muy atentos y en alerta para no ser sorprendidos porque ya no se sabe quién pueda estar armado y ser un peligro para la sociedad», expresó.

Lamentó que el trato de la gente hacia los agentes policiacos también ha cambiado: antes había más respeto, pero debido a que algunos elementos han hecho mal las cosas, las personas ya no confían; pero como en todos lados, también hay elementos buenos que han levantado el nombre de la corporación con sus buenas obras como cuando les toca actuar en afectaciones por el clima como ciclones, inundaciones y otras cosas donde tienen que dejar a su familia para ir ayudar y resguardar a gente ajena, porque la labor del policía no se limita a combatir la inseguridad, sino también ayudar y auxiliar a todo aquel que lo requiera ya sea en accidentes, emergencias, etcétera, recibiendo capacitación constante como socorristas y de Protección Civil.

Juan dice que no hay mayor satisfacción que el ayudar a alguien a salvar una vida y que haya agradecimiento por parte de las personas es algo muy bonito que se siente y motiva a seguir trabajando para la ciudadanía, aunque en ocasiones lo único que ganan es un reclamo o un enojo porque siempre hay el que dirá: para eso les pagan, es su trabajo, etcétera.

A Juan le ha tocado vivir de todo un poco, desde choques y accidentes hasta enfrentamientos en los que tienen que jugarse la vida y ser inteligente para poder salir vivo de esas situaciones.

«Se debe tener sangre fría y saber actuar a tiempo para seguir con vida y dar apoyo a los compañeros que en ocasiones se congelan y hasta sueltan alguna lágrima; y no es para menos, este tipo de situaciones son muy difíciles de pasar».

«…ya me tocó vivir algo así alguna vez por cumplir con el trabajo, pero esa historia es para otro día. Es gracias al miedo cuando en ocasiones se pueden evitar situaciones de peligro o reaccionar antes de que suceda algo en donde ponga en juego la vida», agregó.

La familia siempre es un factor muy importante en casi todas nuestras decisiones y más cuando se va a elegir el trabajo con el que se piensa salir adelante y vivir por años, y así le pasó a este policía que cuando informó que había decidido ser oficial, su familia le dijo que le daban un año para que el por su cuenta ya no quisiera ser más parte de las filas de la Municipal y que terminaría sin ganas de volver a ser policía de nuevo, cosa que se convirtió en 22 años de trabajo y servir a la sociedad.

El oficial pide el voto de confianza a las personas que día a día interactúan con ellos; pide un poco de comprensión, ya que ellos están a la deriva sin saber quién es delincuente, y están expuestos a todo, por lo que suplica confíen en ellos porque hay muy buenos elementos que están dispuestos ayudar a la ciudadanía sin esperar nada a cambio y sin interponer sus necesidades antes que las de la gente.

Tacos Los Jarochos
PREINSCRIPCIONES COBAES
gob SINALOA 300X250
COBAES300X250
Escrito por en 22 enero, 2019. Archivado en Altavoz a la Hora,Los Mochis,pantalla Mochis,Portada. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*