‘En legislación ambiental México es punta, pero no se aplica la ley’: CIIDIR

Escrito por

Los Mochis, Sin.- En entrevista para Guardianes de la Noche, los doctores Durga Rodríguez Meza y Héctor González, investigadores del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), aseguraron que en legislación ambiental México es punta, pero el problema es que no se aplica la ley, no se sanciona; existe corrupción.

La jefa del departamento del Medio Ambiente del CIIDIR mencionó que por parte de la Asociación de Agricultores hay interés en permitir que otro tipo de centros de investigación u otras empresas con certificación puedan realizar también estudios y presentar resultados para ver y tener confianza en lo que se está emitiendo acerca de la presa Huites ante el derrame de jales en mina de Urique, Chihuahua.

“Este tipo de investigaciones se han postergado; trabajos que hemos realizado han arrojado que sí hay una presencia y contaminantes derivados de la actividad humana, pero hasta que se presenta la problemática se empieza a emitir la alerta”, indicó.

Cuestionada acerca de qué tan tóxicos son los jales que se derramaron en mina de Urique, precisó que son desechos, pero hay que hacer estudios más minuciosos para conocer qué forma química tienen estos elementos.

“Igual pueden estar concentrados otro tipo asociados a las extracciones, pero hay que ver en qué forma para checar la biodisponibilidad, sobre todo los que puedan generar toxicidad. La duda existe porque no hay evidencia del resultado, no se presenta el documento donde se explique qué tipo de variables se consideraron, dónde hicieron el muestreo, cuántas muestras tomaron, en qué laboratorio”, precisó.

Agregó que lo que se sabe es que la Universidad Autónoma de Occidente tomó la muestra y se mandó a la Ciudad de México, pero a ciencia cierta no se sabe quién lo hizo, en qué condiciones y sobre todo qué tipo de variables se hicieron.

“Esta contaminación no es de ahorita, tiene años”

Por su parte, el doctor Héctor González, investigador del Medio Ambiente, explicó que el problema principal de los jales, el desecho de las minas,  es el resultado posterior al proceso que se utiliza para la extracción del mineral.

“Un solo análisis no resuelve la duda, siempre tiene que hacerse un monitoreo, sobre todo en cuestiones ambientales debe ser constante para dar un seguimiento; esta contaminación no es de ahorita, tiene años”.

“…se utilizan sustancias ácidas que al final van quedando en la tierra y se acumulan. El problema principal con esto es que la lluvia es la que va disolviendo y arrastrando a través de los cauces de los arroyos y finalmente va a dar a las zonas costeras”, explicó.

Añadió que la información que se genera debe provenir de laboratorios certificados, acreditados que lleven a cabo los procedimientos claros para que la información que se presenta sea verídica y precisa.

El investigador del CIIDIR indicó que los efectos de estas sustancias tóxicas en la salud son muchos.

“Ahorita estoy enfocado trabajando en efectos carcinogénicos en la población por consumo de especies marinas que contienen metales pesados o plaguicidas organoclorados que son los desechos que finalmente van a dar al mar y se incorporan en los productos que uno consume”, subrayó.

Resaltó que este es un problema que va pegadito a los desechos agrícolas.

“México tiene convenios firmados para el no uso de ciertos plaguicidas pero los encontramos en jaiba, en cochito, almeja, etc; no en cantidades como para generar efectos carcinogénicos, pero el problema es qué tanto consume un animal y la cantidad que no comemos del desecho agrícola”, lamentó.

Agregó que los jales son cerros de tierra y hay que ver de qué tipo son para investigar qué puede suceder en reacción con el agua, la materia orgánica, los cambios de PH; y aparte si se pueden transportar por el viento y a través de la respiración la gente los absorbe.

“Existen estrategias para convertir la toxicidad de los jales en algo inerte que no haga daño”, reconoció.

Para terminar, sobre el proyecto de la planta de fertilizantes en el puerto de Topolobampo, qué tanto le pegaría al ecosistema y qué tan factible es la instalación de una empresa de esta magnitud, enfatizó que México tiene una de las legislaciones ambientales más novedosas, y lo único que se necesita es que se aplique la ley, la reglamentación, las sanciones correspondientes, y con esto no debe de existir ningún problema ambiental, ni de salud pública.

“Cualquier empresa puede funcionar ambientalmente de forma adecuada, siempre y cuando se sigan los procesos y procedimientos reglamentarios”, finalizó.

 

Cafe Negro Portal
Tacos Los Jarochos
gob 300×250
Escrito por en 18 junio, 2018. Archivado en Altavoz a la Hora,Estatal,Portada. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*