*

Arquidiócesis deplora fallo tras ataque a sacerdote

Escrito por

Ciudad de México.- La Arquidiócesis Primada de México deploró la declaración de inimputabilidad de Juan René Silva Martínez, quien “atentó artera y sacrílegamente” contra la vida del sacerdote José Miguel Machorro en el interior de la Catedral Metropolitana, situación que lo tiene entre la vida y la muerte.

En un comunicado expuso que la declaración es del todo “inadmisible” tomando en cuenta la gravedad de los hechos, dado que el estado de salud del padre Machorro se ha deteriorado en las últimas horas considerablemente “a causa del sangriento y cobarde ataque”.

“La vergonzosa declaración de inimputabilidad emitida por el juez de control Alejandro Cruz Sevilla se une a la total insensibilidad de la Oficialía Mayor Unidad de Gestión Judicial número seis, que aún sabiendo del estado de gravedad en el que se encuentra el sacerdote le envió un citatorio para que se presentara a declarar este jueves a las 12:30 horas en la Sala de Oralidad Número 1”, anotó.

Para el Arzobispado de México, la “injusta e inadmisible” declaración de inimputabilidad emitida por el juez Cruz es una muestra de indolencia hacia la víctima. “No es posible que llegue a esta escandalosa resolución basado en una sola prueba pericial y sin haber escuchado a la víctima”, asentó.

“El cardenal Norberto Rivera pidió a los fieles católicos y personas de buena voluntad que sigan orando por la salud del padre José Miguel Machorro y porque se haga justicia en éste y todos los demás casos que aún permanecen impunes, a fin de que construyamos una patria más fraterna y justa”, concluyó.

Se deteriora salud de sacerdote

El estado de salud del padre José Miguel Machorro Alcalá, de 55 años, empeoró resultado de un un infarto al miocardio sufrido, así lo señaló la noche de este jueves el vocero de la Arquidiócesis de México, Hugo Valdemar.

Valdemar explicó ante la prensa que el estado de salud de Machorro se ha deteriorado considerablemente, ya que la mitad de su cuerpo se encuentra paralizada, además, tras el infarto, tuvieron que intubarlo.

A pesar de que el doctor Enrique Fernández informó ayer que el sacerdote “seguía mejorando”, el parte médico de esta mañana ya reportaba que su condición neurológica había empeorado, así como que desarrolló una bradicardia importante.

Cabe recordar que el sacerdote fue atacado el pasado 15 de mayo al término de la misa de las 18:00 h que oficiaba en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México por un hombre originario de San Luis Potosí, quien intentó degollarlo.

Escrito por en 19 Mayo, 2017. Archivado en Altavoz a la Hora,Nacional. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*