*

IMSS Sinaloa brinda atención oportuna con el modelo Triage

Escrito por

Culiacán, Sin.- En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sinaloa se preserva la vida de miles de personas que sufren algún tipo de accidente o complicaciones por enfermedades del corazón, respiratorias y de tipo metabólico, principalmente, a través del modelo de atención TRIAGE, implementado en los servicios de urgencias y áreas críticas.

El jefe de Prestaciones Médicas del IMSS en Sinaloa, José Luis Ahuja Navarro, explicó que este programa consiste, entre otros, en la identificación inmediata y adecuada de las prioridades del tratamiento en víctimas de trauma, con lesiones graves, cardiópatas y enfermos metabólicos, a fin de asegurar atención hospitalaria inmediata y adecuada, evitando así la saturación de los servicios de urgencias.

Señaló que para llevar a cabo dicha estrategia, el personal de salud de la institución se encuentra debidamente capacitado y entrenado para saber qué hacer y cómo actuar por prioridades en la atención de pacientes que son trasladados a hospitales por alguna emergencia.

El TRIAGE es un modelo muy útil entre los pacientes que asisten a los servicios de urgencias en las unidades médicas del Seguro Social, ya que son atendidos de acuerdo a la gravedad que cada uno de ellos presenta.

Cada mes, dijo, el IMSS en Sinaloa atiende a 38 mil 485 consultas en el área de urgencias de sus unidades médicas, cifra que se traduce en un promedio de mil 241 atenciones diarias, entre las que destacan traumatismos, infecciones respiratorias y gastrointestinales, diabetes mellitus y sus complicaciones.

Ahuja Navarro indicó que del total de urgencias, solo el 25% son “reales”, al corresponder a un estado clínico del paciente que pone en riesgo su vida o la función de alguno de sus órganos; el 75% restante representa a las urgencias “sentidas”, es decir, aquellas en las que el paciente o familiar las percibe como amenazantes, pero desde el punto de vista médico no implican un riesgo grave para la salud. No obstante, en el Seguro Social se ofrece la atención médica en forma oportuna.

El funcionario explicó que esta estrategia se mide por colores, dependiendo de la gravedad del paciente, señalando los casos de resucitación en color rojo. Aquí el estado del paciente se caracteriza por alteraciones funcionales agudas y graves, con riesgo inminente para la vida o la integridad y función de alguno de sus órganos y que requiere de atención médica inmediata desde su llegada al servicio de urgencias.

Enseguida se encuentran los casos de emergencia, marcados con color naranja, donde el estado del paciente se caracteriza por alteraciones funcionales agudas y graves, con riesgo para la vida o la integridad y función de alguno de sus órganos y requiere atención médica dentro de los siguientes 10 minutos posteriores de su llegada al servicio de urgencias.

Continúa la estrategia con el color amarillo, clasificado para las urgencias. En estos casos, el estado del paciente presenta alteraciones funcionales agudas o sub-agudas de severidad moderada, que tienen la potencialidad de afectación para la función, un órgano o la vida y que requiere atención médica dentro de los siguientes 30 minutos a partir de su llegada al servicio de urgencias.

Sigue por necesidad de atención las urgencias menores, con el color verde, para los casos en que el paciente presenta alteraciones funcionales sub-agudas o crónicas de baja gravedad, sin riesgo inminente para la función, un órgano o la vida y que requiere de atención médica dentro de los siguientes 120 minutos posteriores a su llegada al servicio de urgencias.

Finalmente, el color azul se aplica para los casos sin urgencia, donde el estado del paciente se caracteriza por posibles alteraciones funcionales sub-agudas o crónicas de baja o nula gravedad, situación de afectación a la salud personal que el individuo o la familia percibe como amenazante, pero que desde el punto de vista clínico- médico no implica riesgo a corto plazo para la vida, un órgano o la función y que puede ser atendida dentro de las siguientes cuatro horas posteriores a su llegada al servicio de urgencias.

El titular de Prestaciones Médicas del IMSS enfatizó que el personal de salud del Instituto en las áreas de urgencias se encuentra en constante capacitación, con lo que se han podido medir avances en tres rubros: reducción en la mortalidad y en la pérdida de la función de órganos de los derechohabientes; descenso de los tiempos de recuperación y estancia en hospitales y disminución de invalidez por lesiones, generando la reincorporación más rápida a la vida laboral.

Escrito por en 18 Mayo, 2017. Archivado en Altavoz a la Hora,Culiacán,Estatal,Portada. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*