*

Enrique Peña y la cuota para mujeres

Escrito por

Mucho se seguirá debatiendo sobre si la candidatura la debe de tener el género o las capacidades en la evolución misma de la sociedad de que se trate. México tenía un esquema de “no mayor del 60% de candidaturas para un solo género”, fuese masculino o femenino, lo cuál puede ser, insisto, debatible y serán respetables las posiciones si bien algunas de ellas no compartidas.

En la anterior legislatura local del estado de Sinaloa, el tema lo manejaron los diputados del PRI de manera por demás grotesca figurando la época del paleolítico y sin argumentos para el debate y, recordarán los sinaloenses que se interesaron en el tema y tengan memoria, así como los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales y Gobernación, que un servidor, sólo para exhibir los atropellos y mentiras del entonces coordinador del PRI, en el trabajo de Comisión, llevaba, junto con otros compañeros, el proyecto de dictamen modificado al 50% obligatorio de candidaturas por género, sin ningún argumento salvo el capricho de algunas mujeres y su airosa presencia en el pleno, pero el diputado Cenovio Ruíz irrumpió en el cuarto en que sesionábamos y ordenó a sus esbirros que cumplían órdenes que “mayoritearan” el dictamen con 60% – 40% de cuota por género. Vaya que me reí de tan ridícula actitud y personificación tirana pero la respeté habida cuenta de que sin chistar, las mujeres priistas que tenían casi tomado el auditorio la aceptaron y dejaron sus cánticos y protestas para posterior ocasión. Muy respetables actitudes pero nunca compartidas.

Pero llegó Peña Nieto a la presidencia del País, y rápidamente pensó que eso le daría popularidad habida cuenta de estar casado con una estrella de televisión cuya fama es muy respetable y reconocida, ganada a pulso y no por estar casada con el presidente de los mexicanos, y “propone” y logra la imposición del 50-50 por género (sexo decían varios legisladores priistas).

Si algún lector se encuentra interesado en el tema, le recomiendo lea el siguiente estudio: “Sistemas electorales de cuotas de género y su aplicación en Europa” (www.europarl.europa.eu/…/IPOL-FEMM_ET(2008)408309_ES.pdf).

Sin embargo, en este tema de cuotas, lealtades y traiciones, mis respetos y reconocimiento a la capacidad de Diva Hadamira Gastélum, quien “postró de hinojo” al priismo cuando logró que la maestra Elba Esther Gordillo la catapultara a nivel nacional e internacional cuando Coordinadora de los diputados federales del PRI y, sugiero, el que nunca se imaginó cuánto crecería su pupila, pienso yo, fue Juan S. Millán, quien le dio la oportunidad de ser diputada local y después la apoyó con Elba y, muy seguramente, por la fotografías y las notas de medios, la lealtad a Juan es inquebrantable. Otro tema sería la gratitud a Elba y a Jesús Vizcarra, quienes la apoyaron “con todo” pero, eso, es asunto de aquellos.

La popularidad del Presidente de la República no repunta y sigue dando traspiés y a la baja a pesar de tan revolucionaria disposición legal para el 50% por género y, sugiero que César Camacho Quiróz, a quien le dispenso mi amistad, tendrá un muy duro hueso por roer si cree que Diva no piensa que las candidaturas son de ella y no del Partido, incluyendo la correspondiente a la gubernatura de Sinaloa.

Juan, el político activo, batearía de tres-tres: Jesús Aguilar, Mario López, y ahora Diva, así Diva reciba fuego amigo, de género, por quién publicó que compraría una mansión de dos millones de dólares. Esa mujer del fuego amigo, de género, no sabe que en Nayarit ganó el que gritó y confesó que había robado.

¡Muchas gracias y sean felices!

 

Escrito por en 11 Julio, 2014. Archivado en Altavoz a la Hora,Columnas,Estatal,Mas Noticias en Altavoz. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*