*

El Álamo

Escrito por

JOSÉ MANUEL MIRELES…Al médico José Manuel Mireles lo mantiene el gobierno federal en una cárcel de Hermosillo, Son., en un proceso de aislamiento, humillación y sufrimiento, donde pretenden romperle la voluntad que define a su personalidad y que lo ha caracterizado como un riesgo para la gobernabilidad de nuestro país. A Mireles, muchos mexicanos lo ubican como uno de los hombres más dignos y patriotas del momento. Para otros es un simple delincuente.

Los más penetrantes e influyentes medios de comunicación nacionales, -a esos que les da mucho dinero al gobierno, pues, para que me entienda-, mostraron en su momento al Dr. José Manuel Mireles como un héroe moderno y carismático, cuando declaró las causas que motivaron su incorporación a los grupos de autodefensas michoacanas. Mediante un discurso coherente, valiente y ordenado, Mireles el insurgente, mostró al mundo el mejor argumento para justificar el levantamiento en armas de algunos pueblos de Michoacán. Cuenta el médico que una mañana recibió en su consultorio a una niña de once años de edad con un embarazo producto de brutales violaciones sexuales de parte de aquellos mal llamados templarios que nada han tenido de caballeros. A partir de ahí, Mireles convoca a los habitantes de Tepalcatepec a la autodefensa armada en contra de los caballeros templarios, quienes en complicidad con representantes del gobierno de ese estado, durante años han mantenido a sus habitantes como víctimas del secuestro,  extorsión, violaciones y asesinatos. Al mismo tiempo, en la zona de La Ruana, Hipólito Mora hacía lo propio con las autodefensas. A Hipólito se le acabó pronto el ánimo insurrecto después de ser encarcelado, acusado de asesinato, y liberado después. Le ganaron el miedo y las ganas de ser policía.

José Manuel Mireles, independientemente de su situación legal, representa en este momento, para el promedio socio económico, político y cultural de los mexicanos, una referencia conductual a semejanza de la aspiración del México bronco y encabronado que se ha venido fermentando en la mayoría de los pueblos abandonados de la justicia social.

En un estado donde un gobernador interino (Jesús Reyna), está en la cárcel por nexos con el crimen organizado; donde su gobernador constitucional (Fausto Vallejo) ha renunciado por sus relaciones familiares con el crimen (Rodrigo Vallejo, hijo de Fausto), y donde en presencia del gobernador suplente (Salvador Jara) se encarcela a quienes el mismo gobierno les ha explotado la imagen de íconos justicieros, algo no está bien. Al igual que Hipólito Mora, Mireles saldrá pronto de la cárcel, doblado de la voluntad o más valiente; vivo o muerto, sin embargo, México es distinto después de los movimientos de autodefensa michoacana; lo saben el cura Solalinde, el secretario de gobernación de la república y los gobernadores de los estados violentos. Mientras tanto, Servando Gómez “La Tuta”, jefe de los templarios, sigue en libertad y de vacaciones.

LA OBESIDAD…La obesidad ha sido llamada como pandemia mayor por la Organización mundial de la salud OMS. Más de mil millones de personas en el mundo padecen de sobrepeso según cifras oficiales. La obesidad y el sobrepeso son patologías que se derivan de cambios en los patrones culturales y económicos; menos actividad física y y el bombardeo constante de los hábitos de consumo en alimentos chatarra y bebida azucaradas incrementan los riesgos de contraer enfermedades cardiovasculares y respiratorias, diabetes, cáncer, entre otras. La OMS sostiene que estas patologías son responsables del 63% de las muertes que se producen en el mundo. Aquí en nuestro medio mochitense se han popularizado las frituras saladas con acidez química de distintas marcas de chamoy. Los tacos al vapor son de maiz y grasa vegetal; los populares tacos mantecosos son de grasa animal, ya sean sebosos o de adobada. La popularizada comida oriental riquísima en grasas y abundante sal. Los modificados Hot Dogs y las gigantescas burgers locales son el orgullo de las nuevas generaciones. La pizzas con abundante queso artificial son la delicia de los gorditos que ya no tienen que ir por ellas; llegan hasta la puerta de su casa en menos de quince minutos. Por supuesto, todo lleva acompañamiento de la coca normal, mínimo de 600 ml., donde en su consumo también somos campeones mundiales.

MOVIMIENTO ALTERADO… En el sexenio que presidiera en México Felipe Calderón Hinojosa, la guerra fallida contra el narcotráfico y  la violencia dejaron, según cifras de organismos nacionales y extranjeros de derechos humanos, alrededor de 100 mil muertos y unos 60 mil desaparecidos. La sociedad mexicana y de manera especial los sinaloenses quedamos marcados por escenas de terror que aún se sufren en los actuales gobiernos, y que se han hecho acompañar por manifestaciones culturales que, nos gusten o no, ya son parte del ritmo de nuestra vida y producen para sus creadores montañas de dinero a través de la publicidad realizada en las redes sociales y el internet en general. El “movimiento alterado” y sus “canciones enfermas”, así como todos sus productos colaterales, son una clara muestra de la subcultura que acompaña todo ese fracaso gubernamental de la lucha fallida contra el crimen a consecuencia de la corrupción, la impunidad y la complicidad de políticos y funcionarios de gobierno. Los narcocorridos o “corridos enfermos” destacan términos como “descuartizar”, “degollar”, “buchona”, “levantón”, “vatos locos”, “sanguinarios”, etc., aludiendo a las “morritas”, “faras”, “coca”, marcas de trocas, fajos de dólares y las AK-47. Distintos grupos musicales pertenecen a esta corriente, entre ellos podemos señalar a “El Kománder”, Larry Hernández, Los Buchones de Culiacán y Gerardo Ortiz.

“Todos tenemos un narco dentro”, dice Omar Valenzuela, uno de los empresarios y productores de esta manifestación cultural, quien afirma que se les pide permiso a los jefes de los cárteles para componerles corridos en esta modalidad. En el movimiento alterado no existen metáforas ni analogías sutiles, y se les llama a las hechos y acontecimientos con la crudeza que supera a cualquier ficción sobre la brutalidad humana. Para Elijah Wald, experto en narcorridos y autor de varios libros sobre el tema, “en los Estados Unidos, el movimiento alterado, con su estética donde los sombreros texanos no son la regla y los tenis pueden sustituir a las botas, ha sabido llegarle a toda una generación que escucha rap y corridos sin distinción”.El movimiento alterado fue creado en Culiacán por los hermanos Omar y Alfonso Valenzuela Rivera, preparándose como músicos en la Escuela de Música de Difocur hoy ISIC, en donde formaron la Banda Santa Cecilia y posteriormente obtuvieron beca para continuar sus estudios en Los Ángeles, donde surgieron al mercado con este género musical.

ORTOGRAFÍA EN LAS REDES SOCIALES… Si es usted figura pública o por lo menosampliamente conocido en su medio social como profesionista universitario con algún título, o es aspirante a algún cargo político, o ya es funcionario público, o regidor, o por lo menos presume que terminó la preparatoria, y tiene ciertas dudas sobre su ortografía, no se aventure a la práctica literaria en las redes sociales, particularmente en el facebook. Su mala ortografía le exhibe como conejillo de indias del fracasado sistema educativo mexicano, pero además le puede cerrar puertas fraternas y laborales si su perfil, que es lo más seguro, lo mantenga con carácter público. Si no es este su caso le sugiero empezar a eliminar de su lista de amigos y seguidores a todas estas malas influencias gramaticales. La impunidad gramatical se abate consultando la instrucción “corrección gramatical” en la misma computadora.

EL MOCHIS LITERARIO… Hace quince años hacían antesala en el Museo Regional del Valle del Fuerte algunos instructores de los talleres de lectura y redacción para impartir gratuitamente sus conocimientos a alumnos de todas las edades, principalmente niños. Entre aquellos instructores se destacaban José Armando Infante, Alfonso Orejel, Élmer Mendoza, Maribel Valdez, entre otros. A tres lustros de distancia esos esfuerzos rinden frutos en nuestra comunidad, rica ahora por sus artistas en las distintas modalidades, particularmente las letras. En dos días recibí consecutivamente sendas obras literarias. Víctor Manuel Gutiérrez Román me hizo llegar su séptima obra, ahora de carácter histórico: “Topolobampo 1914”, donde detalla a cien años de distancia, con su muy particular estilo,  la primer batalla aeronaval del mundo. No había concluido su lectura cuando su hermano, el Dr. Valentín Gutiérrez Román, me hizo el honor de regalarme, con amable dedicatoria, la novela “Yo bailé con la mujer de blanco”. Ambas obras traen tatuado el orgullo de nuestra tierra sinaloense, situándose en Topolobampo y en Los Mochis.

Escrito por en 5 julio, 2014. Archivado en Altavoz a la Hora,Columnas,Estatal,Los Mochis,Mas Noticias en Altavoz. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*